Lenguaje chat

 

“…aki toy ahora fsta..ta paja..XoXo”

(Aquí estoy ahora en una fiesta, está entretenida. Te mando besos y abrazos)

Anónimo

 

Hace unas semanas recibí un email de un alumno universitario de los primeros años que estaba interesado en conversar conmigo sobre una de mis investigaciones. El texto del mensaje era muy breve pero me tomó algo de tiempo y ayuda de uno de mis sobrinos adolescentes el poder interpretarlo. El mensaje textualmente se podía leer como: “profe toy uni y kiero convrsr ustd..kntm pued recibme su ofi finde? bye”. Al comienzo pensé que se trataba de una broma y no le encontraba sentido a la mezcla de letras y palabras cortadas sin aparente sentido.

Al interpretar el mensaje o traducirlo se podía leer como: “profesor estoy en la universidad y quiero conversar con usted. ¿Me podría recibir en su oficina el fin de semana? Adiós”. En mi reunión con este joven alumno decidí consultarle acerca del vocabulario y la forma como utilizaba palabras cortadas y por qué escribía de esta forma. Me contó con toda naturalidad que era “lenguaje chat” y que todos los jóvenes lo usaban diariamente para comunicarse utilizando mensajes de texto y otras redes sociales como WhatsApp. La razón que me dio fue que al comunicarse en tiempo real con sus amigos necesitaba ganar tiempo y ahorrar espacio, de esta forma fluía muy rápido la comunicación.

Al profundizar un poco más sobre este tema descubrí que existe toda una práctica de palabras recortadas, utilización de abreviaturas e incluso números mezclados con letras para enviar mensajes a través de las redes sociales principalmente utilizando los celulares. También hay un número de frases que vienen del inglés que se han popularizado y han traspasado las fronteras del idioma para popularizarse, por ejemplo “XoXo” (besos y abrazos), “OMG” (oh my God), LOL (risas en voz alta), entre otras.

También es común la inclusión de “emoticones” que son caracteres o dibujos que representan un estado de ánimo o situación particular. De los emoticones originales que vienen del Japón y se utilizaban para servicios de mensajería hoy en día tenemos una amplia variedad de dibujos que recogen las situaciones más inverosímiles y que incluso pueden adaptarse a las películas de moda. Hace unos meses en que se lanzó la última película de la Guerra de las Galaxias ya se podía descargar emoticones con esta temática.

En la actualidad, las nuevas generaciones como los millennials y la generación Z (nacidos después de los millennials) tienen estilos de vida muy diferentes a los que estamos acostumbrados y esos cambios van a impactar a todo nivel en las sociedades latinoamericanas. Entre estos cambios, las formas de comunicarse son una muestra de estas diferencias y tenemos la necesidad de incorporar estos elementos a nuestra vida diaria y aprender a convivir con ellos. Ante esta nueva realidad surgen varias preguntas, ¿qué cambios traerá para los sistemas educativos tradicionales?, ¿qué oportunidades de negocio sobre la base de la tecnología aparecerán?, ¿cómo aprenderemos a manejar la convivencia entre personas de diferentes generaciones?.

No existe una respuesta inmediata a estas interrogantes pero lo único cierto es que hay la evidencia de un cambio profundo en la forma de comunicarse de las nuevas generaciones, que está produciendo la creación de nuevos símbolos y elementos culturales sobre la base del uso de la tecnología. Estos cambios se producen como respuesta a la necesidad de los jóvenes de expresarse en un contexto en el que el tiempo es un elemento muy importante.

Algunas personas consideran que en estas épocas se está formando un nuevo lenguaje universal que traspasa fronteras y barreras de idiomas, es el lenguaje del chat que está permitiendo que los jóvenes se comuniquen entre ellos en un mundo cada vez más global.

Mientras escribo estas líneas reviso de rato en rato mi celular a ver si me ha llegado un mensaje de WhatsApp de mi esposa o de alguno de mis amigos. Estoy aprendiendo a teclear rápidamente y utilizando una sola mano. Al ver mis respuestas cortas y concisas me doy cuenta que estoy aprendiendo a cortar las palabras y me gustan mucho esos emoticones de la sonrisa o del beso para despedirme de mi esposa.