blog

 “Las redes sociales ya no son sobre sitios webs, tratan de experiencias.” – Mike DiLorenzo

 

Hace aproximadamente dos años que gracias a un encargo profesional decidí incursionar en el mundo de los “bloggers” y me animé a crear mi propio Blog. Al inicio las tareas de familiarizarse con la plataforma online escogida y las funcionalidades de manejar mi propio Blog no eran tan sencillas pero después fui acostumbrándome. Lo más difícil fue tener que crear mi primer “post”, demoré mucho en seleccionar las palabras adecuadas para crear un mensaje digerible, pero después de releerlo varias veces me parecía aburrido, definitivamente me tomó varias semanas volver a mirarlo para mejorarlo y finalmente atreverme a lanzarlo. Cuando ves tu primer post compartido en el Facebook o Twiter, estás pendiente de los comentarios y hasta un “like” sirve para motivarte. Una crítica en ese momento inicial puede golpearte duro pero hay que saber reponerse.

Los principales blogs pueden fácilmente pasar los 100,000 usuarios y los números que se manejan en muchos casos sobrepasan largamente el tiraje de varias revistas o periódicos convencionales. Incluso existen blogs que se han posicionado en sectores como la moda y en estos momentos vienen marcando la tendencia. Pero los blogs pueden orientarse a una variedad de temas que van desde series de televisión muy populares donde los televidentes intercambian información, opiniones y videos, hasta los blogs sobre temas profesionales. En la actualidad los blogs de empresas se están convirtiendo en una práctica comercial de gran impacto en el manejo de sus redes sociales.

En toda estrategia comunicacional moderna de redes sociales la existencia de un blog debería ser una de las piedras angulares. Hoy en día el poder de las redes sociales ha logrado crear una realidad paralela a la de los medios masivos de comunicación como los periódicos e incluso la televisión. Por ejemplo hoy en día las grandes batallas electorales y comerciales están cambiando de escenario y trasladándose a las redes sociales. Con el tiempo cada vez será más cierto el dicho de que “si no estoy en las redes sociales no existes”.

En este contexto debo resaltar que un blog debe manejar un lenguaje amical y sencillo. Debe utilizar experiencias fáciles de asimilar por la audiencia y que permitan generar tanto una relación de empatía como una conexión. Se trata de crear una “comunidad virtual” de personas que están interesados en el mismo tema. Si a una persona le apasionan los comics japoneses seguro va a convertirse en un seguidor de aquellos blogs que compartan ese interés. Hay que generar emociones y reflejar experiencias que creen la ilusión de formar parte de una sola comunidad. Si se logra ese efecto con los seguidores se tendrá éxito. El blogger debe expresarse sintiéndose libre e irá generando una personalidad propia que en el largo plazo lo distinguirá de otros bloggers.

Recientemente he podido recibir en mi blog comentarios de personas que se encuentran en lugares tan lejanos como Rusia o Japón, comentándome sobre los temas que suelo compartir. Esa es otra de las ventajas que nos da la tecnología y es la de poder acercar a las personas no importando la distancia geográfica que pueda separarlas. Una comunidad de este tipo no tiene por qué tener límites de distancia ni espacio, solamente un interés común que nos permita compartir información pero sobre todo vivir experiencias a través de los artículos posteados.

Si aún no tienes un blog y eres una persona que tiene un tema interesante sobre el cual puedes escribir algunas líneas periódicamente, anímate a crear tu blog. Si eres un profesional o tienes una empresa estás en la obligación de ingresar a este mundo, que te puede abrir las puertas a nuevos contactos y negocios de forma global. Tu opinión y las experiencias que vives diariamente hoy pueden alcanzar niveles de difusión que ni te imaginabas algunos años atrás y todo gracias a las redes sociales.

En conclusión, ¿qué esperas? ¡Ya deberías tener un Blog!