mi-mundo-virtual-por-un-like-mi-foto

 

“La pregunta no es ¿qué queremos saber de la gente?, sino ¿qué quieren saber las personas de ellas mismas?”

Mark Zuckerberg

 

Hace un par de horas revisé mi Facebook y pude comprobar que la última foto que publiqué de una reunión de amigos ya había sobrepasado los cien likes. En ese momento me sorprendió que generalmente las fotos son las que tienen un mayor impacto en esta red social y a diferencia de otra clase de anuncios o mensajes la gente puede pasarse horas mirándolas. También reflexioné como en los últimos años las actividades de mi vida (a través de fotos o videos) han pasado de un círculo muy pequeño de familiares y amigos cercanos a estar expuesta a los ojos de cada vez más personas. Es cierto que aún existen personas que prefieren no tener un perfil en Facebook o que desean mantener un número muy reducido de contactos pero ni ellas escapan de la tentación de ver fotos y perfiles de otras personas en esta red social.

En los años ochenta recuerdo que un tío lejano llegaba a la casa de mis padres a visitarnos con su esposa colombiana. No tenía nada de extraño que un peruano y una colombiana se casaran pero lo que resultaba curioso era que se habían conocido a distancia. Eran radio-aficionados y eso significaba que tenían en casa un equipo de radio que permitía a personas de diferentes partes del mundo conocerse y generar una relación amical que en algunos casos podía terminar en un matrimonio. Lo que en esa época constituía un hecho aislado y curioso hoy a través del Facebook se está convirtiendo en algo normal para millones de personas en el mundo. Conocer tu pareja y a tu esposa por las redes sociales se está convirtiendo en una práctica común. También el Facebook puede tener fama de villano cuando se le culpa de divorcios por información (generalmente una foto indiscreta) aparecida que afecta una relación.

A nivel laboral cada vez más las empresas están empezando a reclutar personal utilizando las redes sociales y el Facebook no es la excepción. También en temas de reputación laboral hay que tener cuidado con el contenido de muestro perfil personal porque no son aislados los casos de despidos o rechazo de candidatos a un puesto expectante cuando se descubren fotos inadecuadas o mensajes que permitan deducir conductas no deseadas en un ejecutivo serio.

También el Facebook se ha convertido en un aliado poderoso para nuestros emprendimientos de negocios porque nos permite generar una red de posibles clientes entre nuestros contactos e incluso a través de herramientas que esta red social pone a nuestra disposición se ofrece la posibilidad de iniciar una campaña de marketing.

Otra ventaja de Facebook es que es muy amigable y del agrado de personas de todas las generaciones. Es muy común ver a los abuelos pidiendo consejo a los nietos para que les ayuden a actualizar sus fotos. También ha sabido adaptarse muy bien a la diversidad cultural en el mundo porque al tratarse de una plataforma flexible permite que el contenido sea decidido enteramente por los usuarios.

También hoy en día se asocia al Fecebook con el impacto que puede generar una causa al ser asumida por una masa de personas y que en pocos minutos pueden “viralizar” un mensaje. De esta forma nos hemos podido solidarizar con las víctimas de algún atentado en un país lejano o asumir una posición a favor o en contra de movimientos de reivindicación social. También el Facebook ha sido testigo de nuestros encarnizados debates políticos en tiempos electorales que nos ha costado perder no pocos amigos “virtuales”.

Estoy comentando un interesante artículo compartido por un amigo y de paso sonrío al ver su foto y comprobar que no ha cambiado mucho su fisonomía desde la época del colegio. Cada día por este medio me encuentro con más personas que conocí en alguna etapa de mi vida y a quienes les había perdido el rastro. Hoy el impacto del Facebook en la vida de las personas puede llegar a ser inmenso y hay que saber administrar sus ventajas pero también prever las consecuencias de una mala decisión nuestra o de alguno de nuestros contactos virtuales, que puede tener repercusión en nuestra reputación.