CHICAGO - AUGUST 20: Jessica Pupovac protests the deportation of Elvirra Arellano outside the Immigration and Custom Enforcement offices August 20, 2007 in Chicago, Illinois. Arellano, who had spent a year inside a Chicago church to avoid deportation, was arrested yesterday and deported to Mexico after traveling to California to speak about immigration issues. (Photo by Scott Olson/Getty Images)

Continuaremos defendiendo los derechos de los inmigrantes y de otros latinos”

Tom Saenz, presidente de MALDEF* y experto en ley constitucional

* Mexican American Legal Defense and Educational Fund 

 

Hace unas semanas los medios de comunicación y redes sociales latinoamericanos hacían eco de los mensajes del candidato presidencial Donald Trump acerca de su propuesta de construir un muro en la frontera de EEUU y México para evitar la inmigración ilegal, así como de su intención de hacer más duras las políticas migratorias e iniciar una oleada de deportaciones masivas.

Lo que parecía ser solo una posibilidad remota en ese momento y con un candidato mostrando más características de conductor de un talk show que de un serio aspirante a la casa blanca, terminó convirtiéndose en un pesadilla para millones de latinoamericanos que dejaron su tierra buscando el sueño americano. Muchos de ellos dejaron una situación de crisis o simplemente escaparon de la falta de oportunidades laborales para tratar de lograr el éxito económico que su propio país les negaba. Para ello tuvieron que recurrir en muchos casos a formas ilegales de llegar a los EEUU que incluso llegó a poner en riesgo su vida, en otras situaciones simplemente ingresaron con visa de turista y decidieron dejar todo atrás para iniciar una nueva vida en el país de las oportunidades.

Existen muchas historias conmovedoras detrás de esta decisión de los inmigrantes latinoamericanos. Hay quienes lograron superarse, trabajar dignamente con las limitaciones de su condición migratoria e incluso apoyar a sus familias en sus países de origen a través de remesas de dinero. Hoy en día los latinoamericanos se han convertido en la más grande minoría étnica en los EEUU y muchos de estos ciudadanos norteamericanos iniciaron su aventura como inmigrantes.

Otros ciudadanos norteamericanos que constituyen segunda y hasta tercera generación de inmigrantes latinos han adquirido valores de la sociedad norteamericana al nacer y educarse en este país pero en muchos casos aún conservan algunos de los valores de sus países de origen transmitidos a través de sus padres y abuelos. Muchas ciudades de los EEUU reflejan la influencia de la cultura latina e incluso el español puede escucharse en muchos barrios de las principales ciudades.

En los últimos años la inmigración ilegal proveniente de los países latinoamericanos sobre todo de México y Centro América ha ido aumentando, entre otras razones por las posibilidades económicas que ofrecía el vecino país del norte y por la cantidad de puestos de trabajo de mano de obra menos calificada que los propios ciudadanos norteamericanos no deseaban realizar. Entre los inmigrantes ilegales también hay un buen número de profesionales y técnicos calificados de nuestros países que decidieron dar el paso buscando un mejor ingreso económico.

Ante el nuevo panorama político en los EEUU, las comunidades latinoamericanas en este país así como los ciudadanos latinoamericanos en general estamos alertas ante la posibilidad de que la amenaza de una deportación masiva se materialice. Lo que si es cierto es que las condiciones migratorias se van a endurecer y es probable que en los próximos años tengamos que ver el regreso de muchos de nuestros compatriotas y con ellos sus sueños rotos así como la frustración de no haber logrado su cometido. No es posible mantenernos insensibles ante esta realidad porque hoy en día quien no tiene un pariente, un amigo o un conocido que apostó todo por el sueño americano, que luchó día a día por superarse y que probablemente tendrá que regresar.

No todo es desesperanza para nuestros compatriotas porque muchos de nuestros países en la región han logrado una mejora económica significativa y ya se han iniciado en los últimos años el aumento de migraciones entre nuestros países con mejores condiciones de tener un estatus legal y vivir el sueño latinoamericano.