“Aunque mucho se ha gastado mucho queda aún; y si bien
no tenemos ahora aquella fuerza que en los viejos tiempos
movía tierra y cielo, somos lo que somos”

Fragmento del Ulises de Alfred Tennyson

 

Este fragmento del poema de Tennyson emociona al escuchar las palabras que el poeta pone en boca del propio Ulises dirigiéndose a sus marineros, a sus compañeros de mil batallas, curtidos por el tiempo y con quienes ha compartido lo mejor de su vida. Los anima a hacer un esfuerzo más y aunque reconoce que la vida azarosa ha hecho mella en ellos como consecuencia natural del implacable paso de los años, también destaca que su voluntad ha cobrado nuevos bríos…”corazones heroicos de parejo temple, debilitados por el tiempo y el destino, más fuertes en voluntad para esforzarse, buscar, encontrar y no rendirse”.

Hace unos años me llamó la atención que un colega de la universidad me comentara que estaba trabajando en un proyecto con una ONG canadiense que permitía contar con el apoyo de profesionales norteamericanos y canadienses para proyectos de cooperación en países en desarrollo. Me explicaba que este soporte profesional le permitía acceder a personas con una gran experiencia y que habían desempeñado altos cargos en empresas transnacionales. Estos jubilados eran valiosos para los proyectos y resaltaba su gran motivación.

Hoy en día se están produciendo cambios en las tasas de natalidad de nuestros países latinoamericanos. A pesar que aún tenemos un gran número de jóvenes si los comparamos con algunos países europeos, el número de nacimientos ha venido disminuyendo. Por otro lado con los avances de la medicina y mejora en la calidad de vida de nuestros ciudadanos la tendencia es a que la expectativa de vida aumente.

En este panorama la edad de jubilación se convierte en la posibilidad de un nuevo inicio de actividades laborales para muchas personas que como Ulises y sus marineros aún sienten la motivación y voluntad de seguir adelante. Aunque las fuerzas físicas ya no sean las mismas, la experiencia y conocimiento adquirido en el transcurso de su vida juega a su favor.

Ya existen empresas de la región como Ripley, Saga Falabella y Sodimac entre otras que están incorporando a personas jubiladas. También otras actividades como la docencia y la consultoría son requeridas en el caso de profesionales exitosos que después de una vida gerencial desean seguir aplicando sus conocimientos pero con una menor dedicación de horas y en actividades que disfruten. El voluntariado corporativo aunque no es estrictamente una actividad remunerada también atrae a muchos de estos adultos mayores que desean retribuir a la sociedad con sus actividades los beneficios que recibieron durante su vida laboral.

Es importante mencionar que en la mayoría de estos casos no se trata de una necesidad puramente económica lo que mueve a estas personas a prolongar sus actividades profesionales y laborales sino que la motivación está orientada a seguir activo y sentirse bien consigo mismo.

Otro aspecto que está contribuyendo a que los jubilados sigan con sus actividades es el avance de la tecnología porque contrariamente a lo que muchas personas creen, existen muchas de estas personas que han encontrado en la educación a distancia, las video conferencias y el mundo de las redes sociales una gran posibilidad de seguir vigentes sin tener que moverse de su casa.

Existe un nuevo comienzo para las personas después de la jubilación y como Ulises y sus marineros nos recuerdan aún queda mucho todavía para estos corazones heroicos.